Will-I-Be Project

A veces, necesitas simplemente salir, tomar aire y recordar quien eres y quien quieres ser...

Temas

Últimos Comentarios

Buscar

Secciones

Autores

Search

Lijit Search

Twitter feed

Estamos en...

I love you 〽️white noise.

(vía incaelum)

audreylovesparis:

Angel in Amiens, France

kiss me a little:
the air
darkens and is alive –
o live with me in the fewness of
these colours;

e. e. cummings, from “XLVIII” (via litverve)

(vía thesensualstarfish)

Amo tus silencios, porque son como los míos. Eres el único ser ante el que no me apenan mis silencios. Tienes un silencio vehemente, uno siente que está cargado con esencias. Es un silencio extrañamente vivo, como una trampa abierta en un pozo, desde donde se puede oír el murmullo secreto de la tierra misma.

Anaïs Nin
Bajo la campana de cristal

Versiones en miniatura de luces vistas en las plazas de Italia y en los campos de la Toscana.

Fotografías por Erin Gleeson

http://www.thefancy.com/things/180081554498783673/Party-Globe-Light-Strings

Morning Dew por Kevin Durant

Hart’s Silversmith, Chipping Camdem, Gloucestershire

Homes and Antiques Magazine

Fotografías de Andrew Montgomery

Desde isla emoción

Hay condenas que son una suerte de gloria, pues te reponen los puntos cardinales que el horizonte guarda para ti. La luz del aire, el sonido del silencio, la bendición de la calma, mágicos compañeros en ese espacio de quietud, de la emoción y las horas.

Tal vez, el rincón limitado por la forma de mi cuerpo, sea aún más libre en mi pensamiento de náufraga, consciente de que fue el naufragio aquél que me regaló la isla del paraíso. Mi mirada se volvió más aguda, quizás para sobrevivir en cada lugar, como si me conformase en el entorno, aceptada como único habitante a proteger del ruido del mundo.

Los dramas se hacen comedia cuando se mide la verdadera importancia de la escena. El valor de las cosas sencillas es el que mantiene la vida, pues la complejidad de los átomos se hace fácil cuando no se discute su química ni su carga.

En esta isla de vida, todo sucede tal y como la naturaleza sabe que debe ser lo mejor. Leeré los signos de piedras y plantas; también los de cielo y océano. Hablaré con los animales que busquen mi compañía; les cantaré mi vida… Y sé que seré feliz viviendo como mejor sé.

Alguien desconocido, un día al azar, me procuró este aislamiento pensando que me separaba de todo lo que movía mis días. Se equivocó de sentencia y de cárcel. Me regaló una nueva mirada, como una bofetada que sitúa los ojos hacia lo que verdaderamente te pertenece. Me devolvió a mí, para encontrarme de nuevo.

Desconozco qué es el destino. Si es buscado o te espera; o ambas cosas a la vez. Lo cierto es, que las piedras que recibes y las que te pones en el camino, tienen la misma condición y finalidad: siempre te obligan a hacer una parada en esa isla que llevas dentro, poblada de emociones.

Descansas, desconectas, sientes… y siempre, terminas pensado que el mejor lugar para estar acompañado contigo mismo es esa isla a la que llegan botellas con mensajes de otros náufragos con otra porción de tierra y aire para formar un planeta de islas emocionantes.

Mar DelaRisa, heroina de Will-I-Be

El Autobus Azul - Boulder, Colorado

Texto y fotografías de Laura D’Art

Cuando me encuentro en el camino, me gusta que haya un momento para compartir una comida con amigos que viven en las ciudades por las que paso. Era un soleado día de primeros de mayo, cuando me encontré con Amie y su autobús azul en el centro de Denver, Colorado. Un mes antes, cuando me enteré de que estaría de gira con las bandas Greylag y Augustana durante la primavera, habíamos hecho planes para coincidir ese día, en esa ciudad. Mi amiga de siempre, Amie Phillips, una pintora de Denver con mucho talento, había comprado recientemente un autobús escolar reformado para usarlo como su estudio móvil. Se completaba con una estufa de leña, un sofá antiguo, cactus y una cocina increíble en la parte de atrás. Durante el poco tiempo que lo había poseído, había estado celebrando cenas íntimas en el autobús que recibieron críticas muy favorables. Inspirada por lo que ya había visto y oído, quise compartir esa magia! El plan consistía en reunir a un grupo de amigos con ideas afines que habían estado desconectados durante los meses de invierno debido a las diferentes agendas de viajes y proyectos. Al ser una artista freelance, es difícil encontrar un momento en que todos mis amigos se encuentren en el mismo lugar al mismo tiempo. Sin embargo, hay esos mágicos días singulares, o una semana aquí y allá cuando las estrellas se alinean y todo confluye para estar juntos. Este fue uno de esos días.

Al llegar a los Flatirons de Boulder, encontramos un lugar para estacionar el autobús que nos permitió preparar la comida con vistas. Un gastado camino de tierra nos guió por las estribaciones y llevamos vajilla, mantas y una mesa larga de madera que fijamos sobre las piedras. A medida que el cielo se volvió de color rosa, empezaron a llegar los amigos con platos de ravioles caseros, verduras frescas, ensaladas y una tarta de zanahoria y coco. En nuestra fiesta había muchos talentos, entre ellos pintores, cocineros, músicos y fotógrafos. El autobús nos había llevado a las montañas bajo las estrellas para compartir historias de nuestros viajes recientes, actuales y futuros. Esa noche, estábamos todos juntos aquí. Había calma, la comida era abundante, pero sobre todo, fue una noche de rejuvenecimiento, para descansar y alimentarse, para compartir con otras personas que entienden lo impredecible de su carrera como artistas. Como este estilo de vida puede hacerte sentir desconectado de la rutina, el lugar o las personas. Por ello el autobús era tan significativo, familiar y como en casa. Era un símbolo de movimiento, mientras que proporciona un lugar fijo para cocinar, comer, conversar y estar juntos.

Después de haber terminado la comida, en su lugar aparecieron los instrumentos. Intervinieron las voces y los pies empezaron a bailar. Michael Gungor reemplazó la guitarra con cucharas, mientras que Lisa bailó una giga con velas. Las melodías eran fascinantes, cantadas a capella en las estribaciones de las Montañas Rocosas. Más tarde esa noche, cuando estábamos sentados en el autobús junto a la estufa de leña, bebiendo whisky con melodías de banjo y comiendo el pastel sobrante, otro autobús se detuvo delante de nosotros. Camino de su próxima actuación, los chicos Greylag habían conducido para encontrarnos y unirse al final de nuestra comida. Fue realmente un momento de alegría reunirse con los mejores amigos, escuchando más viajes de carretera, más música, más amor, más participación. El poder de conexión y la belleza de formar parte, me inspiran a seguir creando, descansando y moviéndome, en el camino a través de las montañas.

El olor después de la lluvia.
La sensación después de llorar.
El sonido de una segunda oportunidad.

No es que la vida sea corta, es que esperamos demasiado tiempo para empezar a vivirla.

W. M. Lewis

¿Te atreves a soñar?

Desde pequeños todos sabemos soñar. Dormidos y despiertos. Gracias a la potencia de nuestra imaginación creemos que somos capaces de cualquier cosa. Sin embargo, según crecemos perdemos esta maravillosa capacidad que luego tanta falta nos hace en la vida a la hora de ser creativos, de innovar, de cambiar nuestras vidas y de transformar nuestras empresas. Te invitamos a que te atrevas a soñar otra vez, a desafiar tu zona de confort, y a que disfrutes del placer de convertir tus sueños en realidad. ¿Te atreves a soñar?

inknowation.com

Cargando posts...